Disfrutar de las vistas - KMINA.
23705
single,single-post,postid-23705,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive

Disfrutar de las vistas


A veces nos pasamos la vida pensando, planeando, proyectando con ilusión ciertos planes futuros que desde hace tiempo tenemos pensado hacer y cuando conseguimos organizar todo con tiempo y tranquilidad y ya están casi aquí, la vida da un giro y todo cambia. Nada es como lo habíamos organizado.

Son esos momentos en los que a todos nos sale quejarnos, maldecir todo, rendirse y dejar todo atrás porque parece que todo el tiempo y esfuerzo dedicado han sido en vano. Que nada ha sido como lo planeado. Que parece una broma del destino. Que se te quitan las ganas de hacer nada.

Sin embargo, cuando decides pensar las cosas en frío y respirar con tranquilidad, te das cuenta de que de tanto quejarte y pensar que tu vida siempre podría haber sido mejor de lo que ha sido, te has perdido cosas estupendas: Viajes largos y relajantes, paisajes espectaculares, compartir unas cervezas entre risas, atardeceres preciosos, pero sobre todo, tiempo acompañado de las personas que más feliz te hacen.

Por eso, a veces simplemente es mejor aprender a adaptarse a cada situación, intentar buscar lo bonito de la adversidad, el vaso medio lleno, la solución para cada problema. Solo así, aprenderemos a valorar las cosas que tenemos aquí y ahora y a agradecer que hayan sucedido así y no de otra manera porque así tenía que pasar. Quizá ahora no lo entendamos, pero en breve lo haremos.

Esto sucede, por ejemplo, cuando se dan situaciones de enfermedades en nuestra familia o en personas muy cercanas a nosotros. En ese momento podemos ver la vida pasar mientras nos quejamos de nuestra situación o podemos adaptar nuestra vida a esa situación y no dejar que la vida pase. Podemos disfrutar de lo que tenemos y ayudar a que esas personas que están viviendo una enfermedad vivan de la mejor manera posible.

Este vídeo en apoyo de la investigación de las Enfermedades Raras (Rare Diseases) nos enseña esto: valorar la vida y sus imprevistos, disfrutar de las vistas que la vida regala en estos contratiempos pero sobre todo, disfrutar de la compañía.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.