¿Son compatibles la polio y las muletas KMINA?
25926
single,single-post,postid-25926,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
Muletas y secuelas de polio

¿Son compatibles la polio y las muletas KMINA?

A pesar de estar en pleno verano, en KMINA seguimos a tope para mejorar cada día. Como ya sabéis estamos haciendo un seguimiento de todos los usuarios de nuestras muletas para acompañarles en el proceso de adaptación, asesorarles y comprobar que quedan satisfechos. Durante estos meses varias personas con secuelas de poliomielitis o “polio” se han interesado por KMINA y han decidido intentar adaptarse, lamentablemente los resultados no han sido positivos para la mayoría.

La poliomielitis o “polio” es una enfermedad viral que puede afectar a los nervios y derivar en una parálisis total o parcial. Aunque la recuperación completa es probable si la médula espinal y el cerebro no están comprometidos, la polio puede dejar diferentes secuelas, entre ellas la parálisis muscular, discapacidad o deformidad permanentes que obliga a necesitar apoyos para caminar. El problema es que normalmente las personas que sufren estas secuelas, tienden a caminar con la postura corporal inclinada hacia adelante, lo que impide que puedan utilizar correctamente las muletas KMINA. Al no poder caminar erguido y con los hombros rectos, el proceso de adaptación es mucho más costoso y largo, lo que impide que consigan sentir esa estabilidad que nuestras muletas prometen.

Por este motivo, no recomendamos el uso de muletas KMINA a personas que tengan secuelas de polio. Aunque en algunos casos de usuarios con secuelas de polio, como el de Antxon, la adaptación sí que ha sido buena gracias a la constancia, la actitud y las ganas de conseguirlo. Una de las conclusiones que hemos sacado del seguimiento de usuarios es que la predisposición que tengas es fundamental, independientemente de la patología que te hace necesitar muletas. Aunque algunos no se hayan adaptado no quiere decir que tú no puedas hacerlo, si tienes una actitud positiva y te ves con fuerzas, adelante.

Ahora mismo hay muchas personas que han sufrido ictus, operaciones de cadera, politraumatismos, problemas de rodilla, cojeras crónicas e incluso amputados que usan muletas KMINA en su día a día y se han adaptado a la perfección. ¿Y tú, quieres ser uno de ellos?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.